martes, diciembre 13, 2011

Loratadina

-1-
Dentro de los achaques propios del nuevo estadío y del invierno en conjunción, uno de los doctores que me atiende me recetó loratadina, puedo decir que después de consumirla disminuyeron mis síntomas de asma por las mañanas e, incluso, pude disfrutar de beber vodka y agua quina en la comida de fin de año. ¿A qué iba todo esto? A ningun sentido, meramente a dejar de manifiesto en mi bitácora virtual sobre los múltiples achaques que merman la calidad de vida. Están otros achaques como el saberme de 7 años en la misma empresa y sentir que la utilidad meramente es cercana a la de un pisapapel, quizás en lugar de buscar análogias debería de armarme de los huevos suficientes y buscar otra cosa más divertida o cuya satisfacción del ego de como resultado algo más trascendental que el papel de un obrero de cuello blanco.

-2-
Hace algunos días me di a la tarea de buscar el manga de Nausicaä, primero en un plan de comprador y dado el fracaso, segundo como un lector sin mero beneficio a su autor que el reconocimiento de que soy fan. Si os interesa la liga aquí.

-3-
Se acerca el fin de año y los días trascurren en la monotonía de trabajar, capoeira, quedarme un día en la casa de mi mamá... quizás debería de dejar meramente el trabajar en la monotonía, pues ansioso siempre espero ir a entrenar capoeira y confieso que me gusta beber café con mi mamá y hermana. Días en que no hago eso me siento como si me faltase algo.

-4-
El sábado pretendía ser un día en que el jogar fuese la constante y lo fue hasta cierto punto, pues por cansancio, después de la pesada clase de Rosita, me quedé dormido y no pude asistir a la roda del Bigo y los longes de Azcapo en el parque bicentenario. Ya en la noche en un lugar de danza alterna presentamos una roda de exhibición y pese a mis desatinos de no llevar playera blanca como todos los demás, además de sentir el terror contagiado por el movimiento telúrico que azotó nuestra ciudad caótica. Ese día de regreso a casa de mi madre me acompañó un compañero de capoeira cuyo lar de nacimiento es boludamente austral. En cierto punto me hizo reflexionar sobre mi falta de espíritu aventurero, caray ya el tercer piso y nunca he salido de este huevo de país. Su blog conocido como el blog de rulo por si lo quieren conocer. Con el nuevo estadío hay momentos que no siento donde están mis pies, reflexiono sobre el año venidero par, año en que según el calendario maya termina un ciclo. Quizás aprovechando las ideas mayas yo deba de terminar un ciclo.

No hay comentarios.: