sábado, agosto 05, 2017

El monumento

...Ausente, quizás todo fue una alucinación: no fui-soy-seré, la existencia sigue y el segundero sigue su paso, la mortecina luz se desliza por la ventana emulando ángeles cuyas alas se agitan abandonando el cadáver que yace frío, sin vida, así imagen venidera con cada tic-tac recuerda el sinsentido de ese ojo verde que me observa. Sonrío y cuenta me doy que soy yo mismo, como si todo momento hubiese sido arrebato de Narciso.

Te alejas dejando hondas huellas, quédame más que hacer un monumento.




No hay comentarios.: