sábado, enero 23, 2016

Extorsión o malentendido, mientras al tambo joven



Al parecer lejos de que la policía reconcilie y haga una adecuada labor de reconciliación recurre a encerrar a diestra y siniestra. Sin argumentos válidos, salvo la palabra de una señorita, mi amigo Rodrigo Reyes fue remitido al corralón en la delegación Cuauhtémoc. La cuestión sucedió de la siguiente manera, el 22 del presente mes Rodrigo llegó a la estación de ecobici ubicada en Sadi Carnot y Gómez Farías, en el momento en que depositaba la bici un hombre intentó amagarlo para asaltarle, Rodrigo ingenuamente en lugar de dejarse robar, como debería de suceder en nuestro país, solicitó el apoyo a la policía, elemento que está para cuidar a los ciudadanos. La policía acudió y la novia del hombre que intentó asaltarlo acusó a Rodrigo de robo de celular con violencia. La policía presente en la situación decide remitir a los separos a Rodrigo. Claro con el argumento simplista de que la inocente, pura y casta virgen tenía razón y aún cuando no hubiese celular robado, ni huellas de violencia, sin duda le robo un celular con violencia y desde ese entonces hasta el momento mi amigo se encuentra en los separos de la delegación Cuauhtémoc.
No entiendo si esta es la manera de hacer justicia, sí tranquilamente voy en la calle y me cruzo con el vecino quien me cae mal, puedo hablarle a la policía e inventar que me robó un celular invisible con violencia, claro el solo hecho de que  me caiga mal es un acto violento en sí contra mi persona. Pero lo que sí será un hecho es que al tambo joven vecino.
¡Esto es México carajo!

1 comentario:

Zabioloco dijo...

Que intriga...¿porque pasa eso ?

el año pasado me robaron por primera vez, fué en el aeropuerto. Me sentí lerdísimo, eché a perder un importante viaje.

Por lo menos no estuve en los separos...

¿ya para ahorita ya lo sacaron?