viernes, marzo 13, 2015

Dos de Neruda y otra Ruda

Leyenda Heróica

Y un espectro de aquéllos, con asombros
vi que vino hacia mí, lento y sin ira,
y llevaba una piel sobre los hombros
y en las pálidas manos una lira;
y me dijo con voces resonantes
y en una lengua rítmica que entonces
comprendí: -«¿Que quiénes somos? Los gigantes
de una raza magnífica de bronces».

Mi México

Nací de una raza triste,
de un país sin unidad
ni ideal ni patriotismo;
mi optimismo
es tan solo voluntad;
obstinación en querer,
con todos mis anhelares,
un México que ha de ser
a pesar de los pesares,
y que yo ya no he de ver...

Hielo negro

Son tus sombras resultado
del centellear de la farola
de tu frente a tu boca
tus cejas hielo negro
agonizar en cada bocado
arbusto magro
resbalo torpe
caigo ágil

No hay comentarios.: