viernes, diciembre 20, 2013

Arrebato mexicano


En la locura que ha devengado la reforma energética, me sorprende si no será mero teatro o realmente habrá un enojo, personalmente comparto su enojo y sin duda su grito me representa, mas no sus blanquillos para atreverse haber gritado, ojalá tuviera la mitad de sus tanates.


He estado reflexionando si una manera de desobediencia civil podría ser el no pagar mis impuestos, ahora que percibo mi salario por honorarios. Hablando de arrebatos hoy fui a mi oficina a desear buen año y felices fiestas a la mayoría de los compañeros que encontré allí, el Director de la empresa preguntó por la novia y por mi padre, de lo primero me gustaría tener la oportunidad de presentarla, pues es la niña de mis ojos y una manera de hacerla feliz es viviendo juntos en la ciudad de los jardines congelados. Sobre mi padre quienes me conozcan sabrán que no tiene remedio, la esquizofrenia se agudiza más y más, sólo queda controlarlo en la medida de lo que nuestras posibilidades permitan, menciono el plural por que eso incluye a mi madre y a mi hermana.

Dos cajas terminaron englobando casi 10 años de vivir en la oficina, una caja fotos que mi padre me llevó de las  tías abuelas y la abuela, otra caja de revistas, apuntes y demás chunches que uno acumula en la vida como Godínez.

En este mundo globalizado me pregunto si es lo correcto sucumbir ante el pez grande y ser parte de él, quizás sea algo que no entiendan los detractores del neoliberalismo, quizás debemos rendirnos ante el oligopolio de los energéticos, como lo hemos hecho ante otros oligopolios como los gadgets, los alimentos, el conocimiento... y una de las últimas como lo ha hecho Inffinix ante Equifax. Inffinix software es una empresa que exporta software de cobranza y conocimiento sobre dicho negocio a distintos paises en Latinoamérica, Asia y Europa, dicha situación supongo hizo que Equifax se fijara en Inffinix y decidiera comprar la empresa. Los directivos han argumentado que habrá muchas oportunidades ahora que nos ha absorbido un corporativo de más de 5,000 empleados y no lo dudo, pero queda un resquicio nacionalista por que no llevar a Inffinix a ser una empresa de 5,000 empleados y que terminara comiéndose a Equifax. ¿Acaso no te das cuenta que es hacer crecer la empresa 100 veces?

Las palabras no fluyen, mi texto lo siento torpe, mas no quiero dejar de denostar mi molestia y el día en que me alegró ver a los camaradas con los que me he fletado por casi 10 años la empresa de desarrollar, probar, instalar y vender un software pare eficientar la cobranza

Noticia vía La Jornada y Sin Embargo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Inffinix ha siempre trabajado en dos vertientes, como Infosistemas y como Inffinix, tu crees que una empresa asi llegaría a los 5,000 empleados? Inffinix es una empresa de 10 empleados los demás son de infosistemas, lamentablemente nunca quiso dar el paso grande y el pez grande se comio al chico.