domingo, noviembre 24, 2013

Nadie puede tener esta vida de perro, con el pie en el cuello

No puedo decir que me gusto, por que a final de cuentas la crónica trata sobre algo triste y rudo: la justicia por mano propia...

Humberto Padgett escribe de una manera muy elocuente algo que cala, últimamente he pensado muy seriamente sobre la corrupción que siento los mexicanos tenemos muy en el fondo, varias veces me he preguntado: "si tuviese poder en mis manos, algún cargo público, tarde o temprano la corrupción me alcanzaría y terminaría siendo un buen priista". Una crónica para reflexionar en la revista emequis y más artículos en sin embargo, en particular este que habla un poco de la "insurrección purepecha".

No hay comentarios.: