viernes, agosto 24, 2012

Vivir México

Los chirridos salían de todas partes, las ventanas se cimbraban y temblorosas enfrentaban la bajada que jugueteaban las llantas en la autopista. El olor a sobaco, ligeramente rancio se fundía por el pasillo. Súbanle, súbanle, súbanle - gritaba el joven ayudante engalanado con su gorra de pelotero, mientras se descolgaba de la puerta al piso. De nuevo la marcha reanudábase al son de la bachata. Y de un brinco el chaval se encaramaba en alguno de los escalones del autobús. La luz roja y azul empezó a hacerse más presente, mientras la calma apaciguaba los ventanales y alguno que otro pasajero comenzaba a dormitar. Ese color bermeloceleste era contundente, no habría paso por Constituyentes, no al menos por ahí como pensó el conductor.

No seas pendejo y date vuelta en u y nos vamos por el puente - dijo el ayudante con un ligero tono de sorna.

Azuzado por la voz de su ayudante, el conductor decidió seguirse por Reforma dar vuelta en u y tomar el puente que lleva a la zona militar, sin embargo justo cuando pensó que habría librado el retén sobre Constituyentes se escucharon varias sirenas y por el retrovisor se podían ver las patrullas de los federales y una camioneta con metralleta integrada siguiéndolos.

No mames cabrón detente que nos vienen siguiendo - gritó el ayudante. La gente que venía plácidamente dormitando se despertó y empezaron a escucharse los gritos de las señoras.

No frena el camión, no mames - respondió el conductor, mientras con terror veía como las patrullas lo franqueaban por los lados.

Oríllese a la orilla, es una orden - retumbó una voz alterada por los altoparlantes. Sin embargo el camión siguió su marcha.

Deténgase, sino abriremos fuego - volvió a escucharse la voz. La gente comenzó a gritar, una señora se desmayó y cayó sobre el pasillo, mientras que un señor de traje se levantó del asiento trasero para dirigirse hacia donde estaba sentado el conductor.

¡No mames güey, haz algo Gallito! - se alcanzó a escuchar antes de que la voz fuera apagada por un suspiro seco y para sorpresa del conductor viera como su ayudante escupía sangre y volteaba a verse dos hoyos hechos en el torax mientras caía por las escalones rodando hacia la banqueta. La gente se conmocionó más y empezó a gritar leperadas, implorando por que el camión se detuviera. Unos albañiles comenzaron a forcejear con el conductor intentando frenar el autobus. De pronto se escucharon otros disparos, la gente grito y el camión de pasajeros giró hacia la izquierda y empezaba a dar volteretas, la gente gritaba.

Hijos de su reputísima - alcanzó a gritar el conductor para verse con sorpresa como en una voltereta salía por la puerta y ver como el asfalto de la calle se acercaba a él, hasta que dejo de ver y solo sintió dolor, mientras sus piernas temblaban, pensó en su pueblo San Juan el chico, allá en el estado de México, cuando mamá Tita tronaba el pescuezo a los pollos y estos todavía seguían moviendo sus patas. El dolor desaparecía y con él la consciencia, todo era negro, como extrañaba ese caldito y tortillas recién salidas del comal.

El camión dió otras dos vueltas antes de detenerse con las llantas hacia arriba, entre sollozos de la gente y quejidos de dolor se escuchaba el radio: Vivir mejor, vivir México, el gobierno del presidente Enrique Calderón en su guerra contra el narco ha decidido tener mano dura con los narcotraficantes.

Una Ladainha, quadra y xulas

LADAINHAS:

-1-

É, maior é Deus é, maior é Deus,
grande, pequeno sou eu
o que eu tenho, foi Deus que me deu,
o que eu tenho, foi Deus que me deu,
na roda da capoeira, ha! ha! grande, pequeno sou eu!

-2-

Menino preste atenção
no que eu vou dizer:
o que eu faço brincando você
não faz nem zangado
não seja vaidoso
e nem despeita do na roda da capoeira, ha! ha!
Pastinha já está classificado.

QUADRAS:

A iúna é mandingueira
a iúna é mandingueira
quando está no bebedor foi sabida,
foi ligeira más capoeira matou, camará...

Menino quem foi seu mestre?
menino quem foi seu mestre?
meu mestre foi Salomão
sou discípulo que aprende
sou mestre que dá lição
o mestre que me ensinou‘ta
no Engenho da Conceição
so devo é o dinheiro,
saúde e obrigação
o segredo de São Cosme
quem sabe é São Damião, camará...

CANTOS DE ENTRADA(Chulas o Xulas):

Viva meu Deus!
Viva meu mestre!
Que me ensinou!
A capoeira!
A malandragem!
Agua de beber!
Aruandê!
Volta do mundo!
Que o mundo deu!
Que o mundo dá!
Faca de ponta!
Goma de engomar!
Ferro de furar!
Galo cantou!
Cocorocô!
É mandingueiro!
É cabeçeiro!
Vamos embora!
Pela barra afora!

Quebra Gereba

Vento forte é ventania
Vento forte é furacão
Vento forte é capoeira
Dentro do meu coração.

Olha quebra gereba... QUEBRA

Vento forte enche a vela
Do saveiro a navegar
Pescador que vai pra pesca
Não tem hora de voltar.

Olha quebra gereba... QUEBRA
Quebra lá tudo hoje...QUEBRA
Amanhã nada quebra... QUEBRA!

Vento forte é barravento
Quando o santo vai pegar
Quando a roda está boa
Não tem hora de acabar.

Olha quebra gereba... QUEBRA
Quebra lá tudo hoje...QUEBRA
Amanhã nada quebra... QUEBRA!

Mañana después de varios sábados de no asistir principalmente por el curso de fotografía iré a la roda del parque Bicentenario que se hace en el parque adaptado de la otrora Refinería a unos pasos del metro refinería. ¿Me preguntó si podré superar el rubor que me causa intentar tomar fotos de capoeira?

De 3 gigas a 50 gigas

Por fin me hice de un nuevo disco duro portatil externo. En algún momento pensé en ir al centro, pero aprovechando la desvelada y sus consecuencias tangibles en la hora que me desperté decidí ir a Roy Memories, local que vende memorias para computadora ubicado en la planta baja del edificio anexo a donde vivo. Las medidas para vender, tales como cristales polarizados y caja de seguridad para entregarte el producto supongo obedecen a una paranoia propia de haber sufrido cosas como: el me la muestra y me hecho a correr o deme todas sus memorias este es un asalto.

Ya en mi trabajo, aprovechando la ausencia de tal, decidí copiar la información personal de la pc del trabajo a mi flamante disco duro portatil con una cara plateada y toparme con diversos archivos que por azares del destino dejé inconclusos.

El famoso bar del oso patinador.

En eso de conocer personas de realidades alternas tiene sus ventajas, pues termina uno yendo a lugares alternos. Es curioso como ciertos grupos luchan contra la discriminación, pero en sus lares de tragos discriminan a otras personas. Caminando sobre la calle de Londres, siguiendo el sentido de los automoviles, casi llegando a una avenida grande con palmeras y tubos de luces enroscándose cuan serpientes se observa una figura emblemática, la de un oso caricaturizado, quizás el color elegido concuerde con el color de la mayoría que habita esta ciudad, un color moreno. Con gran panza y brazos dignos de vivírsela en el gimnasio levantando pesas o costales, según sea el presupuesto.

Una hora antes, por alguna razón, me había detenido en el incensante cambio de canales a ver un rato sex and the city por la televisión y se me antojo un martini. En mi caso en lugar de antojárseme un manhattan o algo por el estilo, se me antojo la bebida favorita de Hemingway o de Churchill y sucia, es decir ginebra, vermú seco, una aceituna y un chorro de salmuera. Una bebida de hombres, aunque muchos torpes y vulgares bebedores de cerveza piensen que es de señoritas. Como os contaba viviendo cerca de la zona rosa, decidí acceder a dicho sitio que enarbola a las personas que por ser velludas y gordas se referencían como osos, aunque ya estando en el lugar no dejan de tener muchas maneras que la media que batear para el lado contrario.

ASí que heme rodeado de "osos", no de chicas, aunque siendo sincero cuando uno va al bar generalmente no hay muchas chicas y las que hay ya tienen novio, acompañante o que se yo. Solicité al barman un martini sucio, una cerveza y una lata de agua mineral, dado que no traia efectivo y con tarjeta hay cota de consumo. Me posisioné en una zona del bar en la que no fuese objeto de miradas, los cuadros alusivos una vez más al fetiche de osos con irreales proporciones musculares o al menos irreales para quienes frecuentan el sitio, pues en México la gente no se distingue por ser mamada o atlética - incluyéndome.

Por un rato estuve enfrascado en la imagen reflejada sobre el martini de una cabeza de oso cubierta de espejos reflejando colores desde el rojo hasta el azul, pensamientos sobre el futuro, que sigue... hasta que otra persona se me acercó y brindó diciéndome que dejara de pensar y disfrutara la vida.

La música, nada trascendente, quizás pensando en que se sienten muy machos imaginaría Rammstein, Metallica, System of a Down... pero al parecer sólo queda en la apariencia, pues se escucha Gaga u otras cuestiones muy propias del cliché. Finalmente conforme el libar desaparecia, la empatía hacia llegada, me movi a la entrada y sonreí, observé algunas postales con la imagen del oso de la entrada en distintos atuendos, caray si que en esta viña hay para todos los gustos. Incluyendo a quien sólo deseaba un martini sucio por unos cuantos pesos.

miércoles, agosto 22, 2012

El ocio y por fin terminé...

El segundo capítulo del libro de Tomas S. Ferguson, Game Theory, no sin algunos obstáculos al momento de resolver los problemas planteados. Quizás debido a mi apolillamineto cerebral en cuestiones matemáticas, sin duda el que haya terminado dicha cuestión me llena de contento. Finalmente lo mío son las matemáticas y no la programación o desarrollo de software. ¿Será el miedo? ¿Será el área de comfort?

Uno de los problemas que más entripados me sacó - corrijo más reto me impuso - fue el de dado el juego de la escalera Nim demostrar que (x1,x2,...,xn) es una P-posición si y solo si (x1,x3,...,xk) es una P-posición en Nim ordinario con k = n, si es impar; o k = n-1, en otro caso. Sobre el juego de la escalera Nim, imaginen que tienen una escalera y en cada escalón ponen cierta cantidad de monedas. El juego es de dos personas y cada jugador alterna en su tirada. Gana el último jugador en mover del primer escalón al piso. Una movida típica consiste en mover de al menos una moneda de un escalon j a un escalón inferior j-1.

Por ejemplo, pensemos en que pongo 10 monedas de un peso en el primer escalón y me va a mi. Es claro que yo gano, si le va a mi contrincante él gana. Una movida lógica o racional sería mover las 10 monedas de jalón del primer escalón al piso. Pensemos que tenemos ahora dos escalones, sin contar el piso. Es claro que si no hay monedas en el escalón 1 y si hay en el 2, si me va a mi, yo pierdo, pues tendría que mover una moneda al menos al escalón 1 y mi contrincante movería esa moneda al piso y así intercalaríamos hasta que yo hubiese movido todas las monedas del escalón 2 al escalon 1. Una P-posición se entiendo como aquella posición en la que mueva lo que mueva el siguiente jugador gana. De hecho P-posición viene de previous player wins.

El ejemplo de dos escalones se puede ver como (0,x-monedas). Si tienen un poco de interés en teoría de juegos y quieren acceder a una muy buena introducción recomiendo vayan a la página del Tomas S. Ferguson.

¿Por qué ocio? Pues esta semana ha sido muy laxa en términos de chamba, así que aprovecho para no extrañar.

lunes, agosto 20, 2012

Un hecho claro

dentro del debraye resultado del pastel que me convidaron como augurio quienes han unido su existencia bajo el testimonio de la galera, así cierro los ojos alterado, pues no será, ni es, ni fue lo mismo...

viernes, agosto 17, 2012

El murcielago asciende y el padre desciende

Mi padre en sus afanes diarios sugirió que fuesemos a ver la película de Batman, dirigida por Nolan, desde hace dos semanas. El jueves de esta semana agonizante se intentó cristalizar dicha petición y terminé yendo a verla con mi hermana y mi mamá. La sala de cine en el Reforma 222 nos tocó prácticamente vacía, lo cual es chido, pues detesto ir a un cine retacado de humanos.

Desde que pusieron los comerciales y los avances de otra películas senti el shock de vivir en otra época, una el volumen exagerado que usan para las películas, supongo que para tener excitados a los changuitos, dos la parafernalia consumista que intentan clavar al expectador. El cine a recientes fechas lo siento como cocaina visual-sonora, pues por la cantidad de efectos, estos mantienen excitadas a nuestras neuronas ocupadas de la vista y el oido.

Sobre la temática de la película, nada nuevo, los gringos y su paranoia de la supuestas fuerzas oscuras que surgen inexplicablemente de la nada y que siempre pretenden destruir su sociedad. Lo interesante a mi gusto son los efectos y la actuación de Gatubela, quien nunca afirma serlo, pero por sus movimientos y elegancia se deduce. Interesante que siempre que veo a esa actriz, la asocio con la sufrida asistente del Diablo que viste a la moda en diversos papeles, en este caso en el de la elegante y sexi ladrona. Mi voz interior dice: Róbame por favor, jajaja. Algo que le debo a mi curso de fotografía es que me fijo más en los detalles, las tomas, los bokeh, los colores, definitivamente hacer cine es hacer obras de arte con fotografías en movimiento.

Sigo reflexionando o más que tal, sigo pensando sobre los contrastes que uno vive, por un lado lo común y trivial de la ciudad, el paseo de la Reforma, con su pobreza y su riqueza. Una niña en una esquina con globos en las asentaderas y su familia, pidiendo dinero. Un edificio que representa esta época, con sus apartamentos de cuatro millones de pesos, sus tiendas, sus salas de cines lujosas con lo último en tecnología del entretenimiento.

miércoles, agosto 15, 2012

Tarde mediocre

A la izquierda se erguían edificios casi clónicos donde las buenas costumbres y los buenas carteras comparten la cama. De frente casas habitadas con detalles sin terminar propias del "ahí la llevamos". Sus flores maguenta, naranja y rojas llenaban el vacío de pintura que por otro lado las de las buenas costumbres llenaban sin flores. Hacia abajo los carriles del estacionamiento y las paredes que bardeaban los edificios habitables como un foso evitando que quienes trabajan se mezclasen con quienes duermen en sus cándidas o duras camas. Las paredes del foso sufrían el asalto de las plantas trepadoras, como si verdes soldados se aprestaran a conquistar murallas inexpugnables. Se preguntó que pasaría si se arrojase y cayese sobre los ventiladores. Salpicaría de sangre - seguía preguntándose, cuando de pronto un escalofrío recorrió sus espalda y dejó de preguntarse menudas cuestiones. Recargó sus asentaderas sobre el tubo de metal rojo que coronaba el pretil de concreto. Sus ojos se perdieron en el cerro que otrora tuviese pinos y otros árboles, ahora casas grises y uno que otro pino luchando contra la plaga capitalista.

Nunca supo como, pero de repente una mano invisible decidió que ya no era la tierra de sus congéneres y empezó a talarlos, otros fueron reservados, otros más mutilados y colgados como advertencia. El cemento llenó las casas donde el abeto se levantaba.

Sono el motor de una camioneta y de pronto sus ojos se movieron a donde prevenía dicho ruido, el motor se ahogó y observó una persona echando ojo al motor a través de la facia delantera. Entre los escombros reclamó la atención un pajaro. Entre salto y salto, bajo de los escombros y en el piso empezó a buscar sus alimentos. Llegaron otras dos personas y tuvieron consciencia de quien tuvo antes de ellos.

El vértigo aumento y prefirió no adivinar como sus sesos ensuciarían los aparatos de aire acondicionado, caminó rumbo al elevador. Provecho - fue lo alcanzo a musitar, mientras con una voz más apagada respondía quien sostenía un kilo de tortillas envuelto  con una cara estrañada. A juzgar por la cara, quizás en la ruidosa y caótica periferia, la gente no acostumbra a meditar y observar, sólo transitar, trabajar y comer. 

domingo, agosto 12, 2012

Sábado sorpresivo.

Unas horas antes la necesidad de fiesta habia sucumbido de manera patética, en palabras de Jenny, quizás coincidiría con ella, sin embargo aunque no hubiese habido propiamente una fiesta, si acaeció el día satisfactoriamente, por que además de disfrutar una cagüama cervecera y la convivencia a la hora de la cena con capoeiristas de Morelia, gocé con la roda dirigida por Mestre Cabello y el juego entre Mestre Cabello y Mestre Acordeon. La noche cedió paso al astro rey y el celular que debería despertarme para ir a capoeira en sábado no cumplio su cometido, abrí los ojos escuchando el partido olímpico de futbol entre Brasil y México. La primer sorpresa del día Mexico dejaba de ser, al menos en el futbol olímpico, el país del ya merito, a ser el país que llevaría la presea aurea. Si hay más deportes, más cuestiones, pero como mencionaría alguien en el cara libro para muchos no dejó de ser un momento dulce, cristalizado en una recurrencia terrible a la nike de la independencia -el ángel pa'l vulgo.

Después de almorzar con la nutria, mi madre y mi hermana, emprendí camino al festejo de la boda nana-novino. Novino, un amigo de la capoeira, que por alguna razón desde que lo conozco me cayó bien, quizás sea por que fue de los primeros en romper el hielo hacia mi persona molestándome con una infantil nalgada o de los pocos que me han dado una meia lua com paso en la cabeza o una armada rasgándome la nariz. Sin duda todo un personaje, en palabras de su hermana todo un hiperactivo personaje. Así que rompí el hielo hace unos 6 años yendo a su cumpleaños. Su, ahora esposa, una mujer muy hermosa, quizás en medida y proporción al novino, y más sabiendo que se dedica a la computación. Sea este bosta un augurio de felicidad, se le desea lo mejor. No imagino como será cuando tengan hijos. ¿Quizás como los simpatos o Adolfo y Rosita o Tarántula y Ahiko?

Algo que debo confesar me duele en el músculo que nos mantiene vivos, es el hecho de que la vida pasa y también con la capoeira y quienes están en la capoeira. No sé por qué con las personas que convivo de la capoeira siento que no pasa el tiempo, que siempre tenemos la misma edad, pero el hecho es que no es así. Es algo que me llena de una profunda tristeza. Todo tiene un principio y un fin, es lo inevitable de la existencia: Saudade.

Horas más tarde tras los parabens y la despedida, después de una pausa viendo el refrito de Viernes 13; llegaba a un lugar a lado de los restaurantes chinos de Revolución, donde cada mesa era coronada por los tipicos envases de los lares en donde beber cerveza en cantidades industriales y perderse en Dionisio es la costumbre. Fui al cumpleaños de Jonatan, amigo de la oficina, en donde esperaba encontrar más personas del lugar donde trabajo. Craso error, la sorpresa fue percatarme que en medida de cada quien, las personas buscan luchar, incluso desde trabajos no bien pagados como es el caso de la mensajería y esa lucha va acompañada del disfrute de la existencia: gimnasio, lectura, ajedrez... Cerveza y más cerveza fluyó por el gañate. Corrijo, la sorpresa fue darme cuenta que las personas que pensamos simples, en realidad es estúpido pensar tal, pues pueden ser más complejas que uno mismo. Por eso, como nota personal, nunca hay que simplificar a las personas, toda y cada uno de nosotros somos complejos en muchas medidas, quizás hasta fractales simplificados.

Otra cosa que me sorprendió es que uno de sus amigos, quien no conocía, me mencionase que habla mucho de mi. ¡Ahh caray! Así como imagino ha de ser su vida, en términos románticos, manejando la moto, yendo al gimnasio... Supongo el imaginará la mía habiendo estudiado matemáticas. Esa es la reflexión que mis neuronas arrojan, pues con la mayoría de sus amigos con quien me presentó hacía incapié en que era matemático. Lo cual en cierta forma tiene sentido, pues es lo poco que conoce de quien plasma estas palabras.

En una movida, un poco sombra, desaparecí, dada la renuencia de Jonatan a lo hiciese, para finalmente terminar en la unidad habitacional Copilco. La razón es que el Cheque e Ivna decidían dejar la ciudad de los palacios para asentarse de manera indefinida en Rio de Janeiro. Cheque es un matemático muy inteligente, quizás por eso desafió los patrones y emprendió búsquedas que satisfacieran su curiosidad de manera no trivial como son los malabares y el circo, en detrimento de la academia: Morales diría que se perdió, yo diría que es obvio que si nos enseñan a cuestionarnos todo en aras de demostrar. Sin duda los patrones establecidos pasarán por esa ansia de cuestionamiento. Caía la lluvia cuan brizna antes de llegar al mentado edificio Venezuela. -Irónico, mi amigo rojillo festejaba su despedida en el edificio con tal nombre. Tras caminar rato, pues en mis cabales no había imaginado lo grande que es esa unidad habitacional, llegué el destino, enmarcado por el ruido generado de decenas de humanos en estado etílico platicando. Dos hombres esperaban en la entrada y me preguntaron si también venía a la fiesta. Acto seguido una peliroja nos abrió, tras intercambiar palabras reafirmadas por los dos hombres que hicieron incapié en mi falta de confianza, pues ellos ya habían mencionado que todos veníamos a la despedida de Cheque, subimos por las escaleras hasta entrar a un departamento típico del ambiente universitario, socialista. Quizás recurro mucho a estereotipar, pero no estoy loco al pensar que las unidades habitacionales en su forma y estructura tienen un discurso de caracter socialista. El cálido abrazo brasileiro de Ivna y la sonrisa del Cheque. Una hora o varios minutos después escuchaba al Cheque hablando de sus planes en Río de Janeiro y sus ideas sobre educación y matemáticas. Es claro que si vivimos en una sociedad forjada por Occidente todo permea Occidente, eso incluye la concepción de las matemáticas. Occidente siempre, la mayoría de las veces corrijo, se ha caracterizado por tener concepciones lineales del tiempo y de sus estructuras, pero a veces es tan claro y obvio que no somos conscientes de ello - fueron las palabras en mente mía, que recuerdo de Cheque. ¿Cómo sería si nos cuestionamos tal modelo o estructura y pensamos en incluir otras estructuras como la circular o la fractal. Luego me topé con Max, el delfin de Arieti, más cerveza, olor a marigüana...

Al final las casi 4 de la mañana, algo etílico, me despedí de Cheque, quien se encontraba en la cocina sentado sobre una hielera platicando con curiosas personas: una física brasileira con ese aire de superioridad que cargan los físicos aunque no quieran; un compa de Cheque que venía de Chiapas para despedir a Ezequiel, quien usaba tirantes multicolores y sombrero chistoso, rostro enmarcado por bigote; otro personaje con chaleco multicolor al estilo de una especie de Chaplin. Mis palmas se estamparon sobre el pecho de Cheque, raro en mi abrazar, supongo el alcohol, quizás, mejor dicho, el desear trasmitirle a la mejor de las vibras. Luego escuchar la sensual voz de Ivna: es una voz femenina, grave con ese alargamiento de vocales típico de los Brasileños. Y me despedí con un abrazo estrujante y de la mano, quizás la misma sensación que con Cheque, el desearle lo mejor en tierras Cariocas.

Salí del apartamento, tomé el radio y platiqué con quien tengo un lazo chido: Perceval, mientras caminaba bajo la lluvia, que era un poco más intensa, briznas quizás más tupidas, donde horas antes se encontraban unos humanos bebiendo en su jardín, ahora solo quedaban las lámparas y las mesas con botellas de cerveza vacía. Me sentía contento cuando pasé por ahí, pues gracias a ellos pude llegar al edificio Venezuela. En cada gota que se impactaba sobre mi rostro y en cada palabra emitida por mi boca. Me sentía vivo, quizás esa fue la sorpresa más interesante.