jueves, junio 07, 2012

Curiosidad

Qué ganas con recordarte lo malo ante tus neuronas, si tus ojos ven día a día la bondad de una mueca. Qué obtienes al corromper tu ideal, si tal da fuerza para que tus órbitas guarden carbones encendidos. Sin duda es divertido estar en la mente ajena, mas una vez adentro, qué sentido tiene entender si la medida será tu propia falta de entendimiento.

Cada uno es diferente, pese a la normalidad gregaria que nos hace uno
por eso en las cuestiones de Ares su fuerza contemplo sin duda humano
mi debilidad, como la tuya y en las de Eros sucumbo ante el dulce Azuki
alba a alba me recuerdo quien soy yo sino confío en ti.

¿Dime si en el pavoneo, has encontrado palabras dulces?
Cuando la primavera patente se hizo por los brotes,
la mente curiosa pensó en el inminente invierno
clean your lens before your mind
el corazón no se engaña al alebrestarse
por ver el cerezo en flor
no queda más que regocijarse
o no Ohagi

1 comentario:

carlos de la parra dijo...

Más allá del perdón está la virtud de contemporaneizarse en sentir estar en buena onda y no cargar el pasado.
Soñar y hacer, sin esperar fruto alguno, es felicidad.