viernes, mayo 25, 2012

Fruto agusanado

Veinte pesos valieron un adusto mamey, había pensado en comprarme un jugo de naranja, pero en lugar de ver al joven que lava las naranjas y aparentemente trae las manos limpias, vi a su madre o tía o hermana mayor o empleadora, haciendo la faena de exprimir y sacar el jugo. Esa señora siempre se carga con unas manos negras de mugre, así que le pedi un mamey maduro y comprobé mi sospecha al depositarle dos monedas de diez pesos sobre su palma. Casi una hora después, baje a la galera, digo al área donde se sientan los consultores y donde se encuentra la cocina, parti el fruto y observé una suculenta pulpa. Ya sentado en mi lugar comencé a herir dicha carne con una cuchara, cuando en la octava o novena herida comienzo a ver gusanos arrastrándose por la pulpa, pretendiendo escapar de la arremetida violenta para saciar mi apetito. Instante antes, mientras subia de nuevo al área de desarrollo me topé casi al inicio de la escalinata con la psicóloga que se encarga de contratar nuevos exclavos - ¡Qué bien te atiendes papacito! - me dijo y yo emprendí la graciosa huida, tenía tiempo de no escuchar la palabra papacito y mucho menos dirigida hacia mi persona. Quizás debi de haberle contestado: "pues no como te voy a atender a ti". Y agarrádola de la cintura bruscamente la hubiera colocado encima de algún escritorio cercano, mientras con mis manos le rompia la blusa liberando sus pechos. En lugar de ser yo el mancillado por los gusanos, hubiese sido ella la mancillada. Pero qué fantaseo, si en realidad no soy gusano para la papaya madura. En lugar de eso me senté y disfrute de las carnes rojas de un dulce mamey, hasta que seres cilindricos blancos comenzaron a salir presumiendo que algunos días antes ya habían hecho suya esa fruta madura.

jueves, mayo 24, 2012

Depurando la pc del trabajo

Pues con ahínco dada la cercanía al llenado total de memoria decidí ponerme a depurar mi pc y encontré estas palabras inconclusas.

-0-

I just believe in me

¿Tiene el hombre la necesidad de creer en algo? ¿Esa necesidad es equiparable a otras necesidades? Son algunas cuestiones que a altas horas de la noche se plantearon en mi cerebro. De nuevo planteo: ¿tiene el hombre necesidad de tener algo por verosímil o probable? ¿tiene el hombre necesidad de pensar, juzgar, sospechar algo o estar persuadido de algo? ¿tiene el hombre necesidad de dar firme ascenso a las verdades reveladas por Dios? ¿tiene el hombre necesidad de tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no esta comprobado o demostrado?

-0-

Siempre, la mayoría de las veces que pienso sobre si existe Dios o nuestras creencias profanas sobre dicho concepto me viene a la mente la rola de Lennon, una de mis favoritas:

lunes, mayo 21, 2012

Apuntes sobre teoría de juegos -0-

Desde que estaba estudiando matemáticas aplicadas me llamó la curiosidad aprender sobre teoría de juegos, quizás por el nombre. Sin embargo nunca he sido un autodidacta empedernido, así que en realidad mi primer acercamiento con la teoría de juegos fue hasta que llevé sistemas dinámicos II, ecuaciones diferenciales, y uno de los proyectos finales fue exponer y entender un paper sobre teoría de juegos evolutiva, obviamente destacando más los puntos sobre ecuaciones diferenciales que teoría de juegos en sí.
A inicios de este año volví a retomar ese deseo, que sino sé en realidad gusto, y encontré la siguiente página de Tom Ferguson de donde tome el libro de texto que prentendo entender y platicar para reafirmar lo aprendido, así que comencemos.
Aparentemente hay muchas aplicaciones para la teoría de juegos que van desde el ajedrez hasta la lucha por la presidencia. A final de cuentas tenemos un número de jugadores, típicamente seran 2, aunque en realidad pueden ser desde 0 hasta un número grande de jugadores en donde diremos que es un número infinito de jugadores. Luego hay tres tipos de modelos primordialmente: el modelo extensivo, estratégico y el coalicional. Esta clasificación depende de la cantidad de detalles que conozcamos sobre el juego modelado, siendo el extensivo aquel donde conocemos desde las posiciones hasta los posibles movimientos. Mientras que en el estratégico, las posiciones y movimientos no son de interés o no son parte del modelo, sino que el interés se centrará en estrategias que puedan llevar los jugadores y sus respectivas recompensas. En el caso del modelo coalicional, la noción de estrategia desaparece y la cantidad de jugadores es muy grande, por tanto se hablará de coalición y valor de la coalición.

Sobre joyeros y un cumpleaños

Hace dos semanas fui a beber chocolate y una que otra cerveza, acompañada de unas quesadillas y tostadas de pata, en honor de un año de nacido del hijo de Susana y Juán: Emilio. En la reunión me topé con matemáticos que tenía de no ver desde meses hasta años. Como es típico de esas reuniones se dan las actualizaciones mutuas sobre que uno ha hecho y que han hecho. Cuando mencioné que seguía programando, uno de ellos dijo en tono de exclamación: "¡sigues programando goffas!". Esas palabras se quedaron rebotando en mi mente, como dentada sonora.
Hoy el Ohagi ha me envió el siguiente correo, que leí saliendo de junta, que por cierto como todos los lunes peca de aburrida, una junta jerárquica en donde uno debe escuchar sin ánimo de participación lo que dicen otras personas por casi dos horas.

Un joven con problemas de autoestima fue a visitar a un sabio para que lo ayude con su problema -Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?
El maestro sin mirarlo, le dijo: Cuanto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizá después…- y haciendo una pausa agregó - si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después talvez te pueda ayudar. Encantado, maestro - titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas. Bien - asintió el maestro. Se quitó el anillo en el dedo pequeño, y dándoselo al muchacho, agregó - toma el caballo que está allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.
El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.
Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.
En afán de ayudar, alguien ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta. Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, más de cien personas, abatido por su fracaso montó su caballo y regresó.
¡Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro! Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.
Entró en la habitación y dijo - Maestro lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto al valor del anillo.
Que importante lo que dijiste joven amigo, - contestó sonriente el maestro. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero.
¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.
El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo - Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender inmediatamente, no puedo dar más de 58 monedas de oro por su anillo.
¡58 MONEDAS! - Exclamó el joven.
Sí - replicó el joyero - yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé…. si la venta es urgente…
El joven cabalgó de regreso emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.
Siéntate - dijo el maestro después de escucharlo. Tu eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede revaluarte un verdadero experto. ¿Qué haces pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? - Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño.
Todos somos como esta joya, valiosos y únicos, y andamos por los mercados de la vida pretendiendo que gente inexperta nos valore.

Quizás la exclamación de aquel matemático dedicado ahora a la administración de proyectos tenga que ver con esa situación. Mis tiempos han terminado y debo de buscar un joyero que sepa apreciar, mientras tanto he de fluir. Quizás esto mismo se aplica a lo que me comentaba Lola Cazarini, sobre la falta de aprecio por los investigadores en matemática educativa. Hay que encontrar el joyero adecuado.

Fin de semana anti-EPN y AMLOve

La algarabía de las elecciones está a la vuelta de la esquina y parece ser que los poderes fácticos se están llevando sorpresas interesantes, el sábado por un lado con una marcha anti EPN, candidato del PRI a la presidencia, en donde de todos los colores y edades marcharon mostrando su tajante rechazo a lo que pareciera una imposición desde los media tradicionales. Sin embargo, los poderes fácticos y su miopía debido a vivir en una torre de marfil no se percatan que quizás los jovenes no son tan ninis como esperaban. Ayer domingo, aproveche hacer algunas fotos con los sentimientos de las pancartas y banderas de quienes fueron a manifestar su apoyo a AMLO, candidato de la izquierda para la presidencia, y a refrendar su disgusto por el abanderado prista.



Estoy contento de ver esa efervescencia en la ciudadanía, espero su burbujeante candor lleve a una victoria a un proyecto de nación fuera del libreto de las novelas rosas.

Oink

Oink asadaOink y el caféOink felizOink retanteOink en movimiento

Oink, a set on Flickr.
Para quienes no conozcan a mi hermana, aquí una serie de retratos que hice de ella.

jueves, mayo 17, 2012

No es lo mío las guajolotas

A raíz de la feria de las naciones, me surgió el apetito por comer tamales, lo bueno es que hoy acaba dicho gusto. Compré un tamal de dulce y pura masa dulce. ¿Qué pasó con las pasas? ¿La fruta? Con ciertos retortijones estomacales. Lo que sí les recomiendo es comprarse un Nacatamal, la gloria entre tamales que he comido, originario de Nicaragua, muy parecido en sabor a los tamales chiapanecos, los cuales glosa decir son mis favoritos.

miércoles, mayo 16, 2012

Onde vai caiman, pra ilha de maré


ONDE VAI CAIMÃ
Onde vai caimã
Caimã, caimã
Onde vai caimã
Vou pra ilha de maré
Onde vai caimã
Vou jogar capoeira
Onde vai caimã
Vou jogar com muito axé
Onde vai caimã
Caimã, caimã
Onde vai caimã
Vou pra ilha de maré
Onde vai caimã
Vou jogar capoeira
Onde vai caimã
Vou batê logo com pé
Onde vai caimã
Caimã, caimã
Onde vai caimã
Vou pra ilha de maré
Onde vai caimã
Vou jogar capoeira
Onde vai caimã
Eu vou lá na mare
Onde vai caimã
Capoeira de angola
Onde vai caimã
É cabeçada, é mão, é pé
Onde vai caimã
Eu vou mostrar como é que é
Onde vai caimã
Capoeira o que é
Onde vai caimã

Ese caima me va morder, aun así jugaré :P

jueves, mayo 10, 2012

Hoy terminé de ver

Rorouni Kenshin... justo en el minuto 6.40 sonó un bip, pensé que serías Ohagi, pena, era mi hermana...

lunes, mayo 07, 2012

Spira Mirabilis

El viernes de hace algunos días por alguna razón llegué a la Espiral logarítmica, incluso pensé en ñoñear un poco. Hace algunas horas alguien me dijo que por eso se la pensaba y que el tiempo apremia... Posiblemente uno esté más lejos del centro, pero en términos de orientación uno constantemente se recicla. ¿Me pregunto si sus palabras no tendrán que ver con orientación, más que con lejanía?