jueves, febrero 02, 2012

Aquel que sostiene a los Godos

La primera vez que recuerdo haber escuchado a Gustav Leonhardt interpretar el clavecín fue cuando me hice de las variaciones de Goldberg. Dicho CD, además traía el concierto italiano, un concierto que Bach transcribió inspirado en algún otro concierto de algún compositor Italiano. Haciendo una pausa: no era raro que Bach transcribiera al clavecín varios conciertos de diferentes compositores como Antonio Vivaldi, Alessandro Marcello entre otros. De estos dos que menciono recomiendo escuchar BWV 1065 y BWV 974, respectivamente.

Retomando, como decía me había hecho de las variaciones de Goldberg, pues en mi sed de conocimiento quería saber más acerca de las piezas fundamentales para el clavecín y una de ellas eran las variaciones que he mencionado. Recuerdo que el cd traía la foto en el reverso del cuadernito el retrato - en ese entonces yo decía y ese monito quien chingaos es, por decirlo de manera mexicana - de Gustav Leonhardt. Acto seguido puse las variaciones y entendí por que "dicen" que son las variaciones más importantes del periodo Barroco. En particular me encantaba imaginar que Bach se habría inspirado en alguna taverna al componer la variación 30, pues sonaba jocosa e indagando más adelante comprendí que en parte tenía algo de razón, pues Bach usó dos canciones folclóricas alemanas y qué mejor lugar para cantarlas que una taverna.


Un ejemplo de las variaciones de Goldberg ejecutadas por G. Leonhardt.

Así fue como me acerqué a Gustav Leonhardt, uno de los cúlmenes en ejecución del repertorio antigüo. Un gran clavecinista y organista. En esa época en la que yo de alguna manera estaba movido por pasiones propias de la rebeldía juvenil, tomé como figura en contra de los pianistas a Gustav Leonhardt, pues de alguna forma él decidió romper con la forma en que se tocaba el clavecin, la forma romántica y decidió hacer el ejercicio mental y de investigación de intentar volver a tocar de una manera más Barroca el repertorio Barroco. Podríamos decir que volvió como un Bach reencarnado en la película, Die Chronik der Anna Magdalena Bach:



En ese entonces me llenaba de enojo que los pedantes amantes de la música clásica tacharan de poco sentimental la música barroca, como si sólo la música romántica pudiese expresar los "sentimientos". Quizás cuadraturas propias de los pubertos que no conocen los patrones intrínsecos de lo que el humano haga. La música en sí es sentimiento.



Louis Couperin· Tombeau de Mr de Blancrocher


¿Por que recuerdo a Leonhardt? Tristemente o alegremente, propio es de la condición humana el morir, nos dejó el 16 de Enero del año en curso. Pueden consultar las noticias en The guardian y en El País.


Théâtre des Bouffes du Nord de París, uno de los últimos lugares donde interpretó al clavecín Leonhardt.

Y al estar escuchando la noticia el martes 17 en el programa de radio de Opus 94.5, la otra versión, fue cuando mis neuronas hicieron sinapsis y trajeron todos los recuerdos que debo al maestro.


Buxtehude preludio en sol menor


William Byrd, Fantasía

Creo que las palabras son pocas, en realidad no soy un gran conocedor de música antigüa, pero lo que sí me queda claro que no hay mejor manera que escuchar, investigar y volver a escuchar.

No hay comentarios.: