miércoles, septiembre 14, 2011

BWV1052

Con denotada angustia, miento, quemábanse las habas para llegar a tiempo a la cita con el dentista. Os he contado que la apatía y desidia son máximas en algunos aspectos de mi existencia, mi hermana hecha culpa a mis padres, quizás en parte, supongo que por ello llevo 11 años con braquets y, curiosamente, debo ahora mi cronicidad. Llegué 15 minutos después de la hora pactada y pese a las acometidas con el dedo indice al botón a lado de la etiqueta M-B nadie respondió. Regresé triste al coche y dado mi hartazgo por las ruidosas estaciones de música moderna, sintonicé Opus 94 cuando ante mi devino el mar de notas sonoras de la BWV 1052 en una versión particular para organo.
Bach desde muy niño ha tocado mis neuronas musicales aprovechando el hecho del momento en que uno nace y la curiosidad que puede tener cualquier niño sobre las cosas de su tiempo, cuando mis padres se iban y me dejaban sólo a la edad de 5 o 6 años ponía a todo volumen el modular de mi padre con un casette con música para órgano, en especial la tocata y fuga en re menor, de J.S. Bach. Años después ya alcanzando casi las dos décadas me las arregle para ahorrar casi 200 pesos - que en ese entonces dada la situación de estudihambre era una cantidad no trivial de conseguir o ahorrar - y me compré un conjunto de 3 cds con todos los conciertos para clavecín de J.S. Bach. Esa majestuosidad se le añade siempre el recuerdo con envidia en alguna tarde de cervezas en el depósito cerca del ITAM en donde púberes universitarios con libar en la sangre preguntábamos sobre si pudiésemos regresar en el tiempo que nos gustaría presenciar, yo para salir de paso sin mucha reflexión mencioné que me gustaría regresar a la época de Alejandro Magno, sin embargo un tal Alex de apellido de matemático alemán mencionó lo que instantes después pensaría como algo chingón e impresionante, regresar a escuchar a Bach tocando el órgano.
Sin duda Bach no deja de ser impresionante, mas no por ello es el maestro de maestros, como algunos cortos encerrados en las 3 b's o cosas por el estilo pretenden reducir.