sábado, marzo 26, 2011

El Inicio del viaje

(Si tu mente está cerca de ahí, déjala flotar como una nube...)

El honorable Rhinocenzontle anuncia el viaje, icniuhtzin y beast surfer, acompañan.



Duermen quienes acompañan y en marcha remonta el vuelo, como el puppet master encuentro v. mensaje



Fluye el cuadrado tintineante, esperaba banff y no resultó, sorpresa 10 de marzo...



La existencia solo es una, una y una suma dos y el otrora mono del espacio ahora me pregunta sobre el tópico que fue reto y no salté en la carrera sigma álgebra

Perceval sigues en búsqueda del grial, contesta soñoliento...

3


2



1



En la oscuridad me envuelvo, hasta mañana, digo siempre adiós, y me quedo.

viernes, marzo 25, 2011

Un jueves del tercer mes

Aristóteles 356

LLegué y el olor a café veracruzano fue una alucinación pasada, infecto ahora de ese vicio. Coincidencia, mi placa es 356, Alejandro Magno nació en el 356 a.c.

El tren

Hoy soñé que olvidaba subirme al tren y al guía lo olvidaba recoger, pues dormía.

miércoles, marzo 23, 2011

Fui A negativo

He viajado al sur a donar mononucleótidos, la paranoia me hizo consciente de lo no trivial. Unos días atrás sentíame contento de poder colaborar, ahora, el corazón se agüita, elucubraciones saltan cuan porros neuronales. ¿Y si la aguja tenía algo? Subo al coche y antes de hacerlo me topo de nuevo con aquel árbol que me dió la bienvenida, minutos antes al salir del coche. Sin duda esto reafirma mi humanidad por aquello del dicho. Ya en marcho emito una y otra vez la alerta, el silencio por respuesta y ya cuando pensé que no habría más que solo silencio. La voz de la montaña desde lares fríos, majestuosa, cuan flotante sueño me anima. Sin duda debré de escalarla y caminarla pensando en conquistarla o quizás en ser conquistado. El color apenas soportable, el tráfico, irrumpe el teléfono y en el eco del auricular: Es sólo una rebanada del pastel. Desde muy niño op. 28 no. 15 surca mi cerebro, cuando menos me lo espero aflora acorde tras acorde. Me recorre un agradable escalofrío pensar que Chopin en un sueño dió a luz a Eternal Sonata. En mis neuronas debo tu sueño.

miércoles, marzo 16, 2011

Puedes seguir creyendo...

El día termina, laboralmente pareciese que fue tormenta, para mi el húmedo rocío que cualquier otro día resultase después de una ausencia de medio día, salvo por la curiosa información recabada en los tambores de los tímpanos auditivos:

Clean your lens before your mind

Vine a nacer
en un mundo de sueños,
igual que un sueño.
Qué descanso, extinguirse
lo mismo que el rocío.

Ikkyu

En un golpe de alt + tab y leer las entradas del tuiter di con el blog Margen del Yodo. A veces me sorprenden las frases cortas, pues como semilla estas se alojan en nuestras neuronas y en el fermento de la sinapsis crecen robustas alterando incluso la tierra fértil en donde se alojaron. Circunstancias más, vivencias menos, pienso: Qué descanso, el cuerpo que se extingue.

martes, marzo 15, 2011

El me engañó, el me mintió

El haber nacido en los ochentas o vivir la niñez en ese época tiene la consecuencia que de repente por algún catalizador en el ambiente, tus neuronas traigan a la mente letras de canciones e incluso las tararees. "El me engaño, el me mintió, el me dijo que era..." son frases que de repente sin ton, ni son, aparecen en mi mente. Ayer escuchando el weso - programa de radio cómico y a veces algo vulgar, bueno casi siempre - recordé algunas de las rolas ochenteras y hasta el día de hoy conocí a la interprete de la rola que siempre me viene a la mente: Amanda Miguel.
Sin duda me causa gracia la forma en que se vestían en esa época, sobre todo esas melenas tipo león.

El me mintió



Castillos en el aire.



Cuan dato curioso, debo de confesar que de niño, tendría unos 5 años, me gustaba cantar las canciones de Daniela Romo.

lunes, marzo 14, 2011

La Chimoltrufia que todos los mexicanos llevan por dentro y fuera.

Por un compromiso tuve que salir en carrera loca hacia el sur y en el trayecto aproveché, como generalmente hago, para escuchar los noticiarios de la mañana, mas después de escuchar las entrevistas y como los entrevistados, cuando se les preguntan cosas del estilo: ¿Es verdadero A? uno esperaría que dijeran, no es verdadero A o si es verdadero A, sin embargo no sé por que la mayoría de los mexicanos contestan cualquier cosa, menos si fue verdadero A o no fue verdadero.
Eso generó un impulso de bilis y decidí apagar la radio, mas con el temor al no ruido decidí poner punchis. No obstante el daño y la bilis ya estaban hechos, por qué chingados los mexicanos no podemos contestar Si A o no A, tan simple. Eso me recordó que gracias a mi compromiso, no estaba en junta escuchando versiones isomorfas a lo que me molestó del diputado o funcionario entrevistado en la radio. De nuevo me vino a la mente como en junta el director general preguntando sobre una particularidad B sobre algún proyecto y como el consultor contesta todo menos la particularidad de B.
Por alguna extraña razón esta situación me recuerda la precisión con que me contestó @googlejobs: Google no tiene planes para abrir vacantes de desarrollo de software en México. Tan simple y llano. Seguro, si hubiese sido una pregunta a @pemex, suponiendo que existiera, la respuesta hubiese sido larga y no hubiese contestado absolutamente nada.
Por cierto, ¿Alguien ha leído los doce cuentos peregrinos escritos por Gabriel García Márquez? ¿cuál es su favorito? ¿Por qué?

sábado, marzo 12, 2011

La rosa enflorece en el mes de Marzo

La voz que hiciese dar con la folia y con otras músicas novohispanas, sefardies, no cantará más de ronco y vivo pecho, sin embargo sus sonrisas y su voz de grabación entonada nos recuerda la vida y la muerte. La alegría y la tristeza.



Por mi parte definitivamente no quiero entristecer el maple, así que salud por la vida que tenemos con un juguetico de fuego. Tu nombre Rita, siempre en mis neuronas hará sinapsis, pues débote, en parte, mi gusto por la música sefardíe.



La vida definitivamente es para que sea digna de un juguetico de fuego... tras tras pum!!

jueves, marzo 10, 2011

Hablando de monjas capuchinas

Tashweesh

De mudanzas, precauciones y colchones sobre Reforma

El entrar en consciencia de la vida y la muerte me llevó a desear vivir sólo o, al menos con compañeros de casa, dado que no tengo una laxitud económica chida y por mera diversión. Como os decía decidí irme a vivir fuera del nido maternal - llámese casa de mi mamá - y comenzó con ello la búsqueda de un lugar donde vivir. En dicha me percaté lo perra que es la vida en la ciudad de México, pues para todo le piden a uno meses de depósito, fiador con escrituras en Polanco - exagero - y los precios de la renta, al menos donde me gusta vivir, son excesivamente caros. En el sentido de la búsqueda, los tres que decidimos compartir casa coincidimos que fuese en lugares céntricos como cerca del nique de la independencia, del centro, de la condesa o de la roma. Encontramos departamentos bonitos, incluso algunos con una especie de vibra o de sensación que a grito tendido decía: "Réntame", otros lúgubres o sintiendo la carne de gallina por recostar la cabeza y amanecer al día siguiente en algún lar de la dimensión desconocida.

Finalmente, cuando la búsqueda comenzaba a mermar, tras el pitazo del camarada Raziel y conocer a Damaris, quien por cierto ayer fue mamá por segunda ocasión, aprovechando su gentil recomendación terminamos asentando nuestras existencias en un departamento ubicado a unas cuadras de la fuente de la Diana cazadora. Afortunadamente para mi fue meramente llevar mi colchón en un diablito de la casa de mi mamá, ubicada cerca de la embajada inglesa, a dicho nuevo lugar. Curioso, pues desde ese día el carmín ha fluido.

jueves, marzo 03, 2011

Escuchando algo de Chopin

Confieso que aunque siempre he sido fan del clavecín en detrimento del piano, este último tiene ciertas cuestiones que terminan seduciéndome, desde el curso estrellita de Yamaha y demás, cuan pueril entonces de edad deseaba con mis dedos aplastar y generar esos sonidos piano y forte.

Costumbres bonitas

Qué bueno que te convenciste, me extraña que Margarita no quisiera - decía Rebeca, mientras daba un sorbo a su jugo.
Típicamente a las niñas nos ilusiona la boda por la iglesia, pero por el hecho del vestido y la fiesta - concluía Rebeca, mientras una gran sonrisa llenaba su rostro.
Si - con emoción proseguía la plática Rodrigo - hay costumbres muy bonitas, la gente antes acudía a la plaza principal a ver como gritaban y se retorcían los herejes, mientras purificaban sus pecados al calor de la leña verde - mientras una mueca de mejilla a mejilla dibujaba el rostro de Rodrigo.

miércoles, marzo 02, 2011

Por fin la escuche completa...

... la sinfonía de los juguetes

Me llamo Alejandro

El gusto por secar mis retinas con papel ha disminuido considerablemente, en parte por que los tiempos libres que usaba para hacerlo se han disminuido o se han transformado por el uso de auto en detrimento del transporte público. También debo confesar que mis neuronas se han despabilado de curiosa forma, pues cuando viajo en transporte público los humanos que me rodean me llenan de curiosidad. No sé si la curiosidad se deba al líbido que despiertan o por imaginar sus historias de vida. Quizás ese señor barbudo de pants azul - me viene a la mente de pronto - que baja en Sevilla llegue a su departamento y espere encontrar a su esposa en la regadera. Sin duda está pensando en sexo, pues se nota el abultamiento - termina enjuiciando mi mente. Debo decir que he abusado en mi descripción, pues no siempre las historias que imagino tienen que serlo, ni mucho menos siempre las imagino, más bien me quedo viendo los rasgos del rostro, su fisonomía, su mirada. Libros sin palabras escritas sobre papel, pero con simbologías que a uno se le antoja tratar de descifrar. Incluso al grado de que olvido que traigo un libro en la mano, que clama por ser leido.
Así me sucedió por un largo tiempo, menos de un año eso si, con el libro titulado: Me llamo Rojo de Orhan Pamuk. Sobre por qué decidí leer a Pamuk fue por mera curiosidad de saber como escribiría y sobre qué lo haría un Turco, la elección del título, quizás por las existencias en el Sanbors. La narrativa se me hizo curiosa, cada capítulo o sección narrada por los distintos personajes de la novela desde un perro de alguna ilustración hasta los distintos personajes involucrados. Algo que me sorprendió fue la manera de hablar sobre el sexo entre hombre y mujer y entre hombres. Una sociedad musulmana en donde los hombres por el restringido acceso a las mujeres y quizás no manifiestan sus deseos con efebos, con alumnos... supongo que la hormona es la hormona sea el siglo XV o el XXI. Debo aclarar que los actores de la novela lo mencionan de manera ocasional y no es el eje central de la narrativa, más bien quizás el persignado sea yo y apenas hasta estas alturas de mi existencia me percato que el ser humano es un ser complejo en todas sus facetas, así como hay gustos diversos por la comida, así lo es para el "comer" y la Turquía del siglo XV no fue la excepción. Me viene a la mente las palabras de Sekure, cuando decide mojar el cálamo de Negro y se pregunta a qué se referirán los ilustradores cuando hablan de mojar el cálamo. Cuestiones fálicas, creo que es el común en doble sentido de muchas culturas y no sólo de la nuestra o del lengüaje de los ingenieros donde laboro.
¡Demonios! El tiempo en mi trabajo pesa y siento los ojos del deber acuchillantes sobre mi espalda.
El libro me hizo ver la seriedad e incluso el impacto de la ilustración y las incongruencias de los dogmas de fé para con la realidad. El que los musulmanes tuviesen prohibido ilustrar o hacerlo a la manera de los francos, es decir con el realismo y la perspectiva que nosotros conocemos en la pintura del renacimiento, nos muestra como el humano le saca la vuelta a sus propias contradicciones y prohibiciones. También me sorprende la irreflexión que permea sobre muchas cosas que hoy vemos triviales o simples, como lo es la pintura y el realismo que buscaron los maestros del renacimiento.