miércoles, marzo 23, 2005

obstat nihil

Finalmente me he percatado que si soy títere de mi demiurgo es por algo.  Supongo que llegar a más de medio siglo es todo una empresa. También supongo que cuando tienes un hijo y lo ves crecer, desarrollarse... te genera un sentimiento de posesión.  Probablemente dentro de 30 años intente ser titiritero de mis hijos.  Y mis hijos, cuan títeres felices cortarán tales hilos y odiarán hasta cierto punto al titiritero.  La diferencia radicará entre adoptar un papel de titiritero o el papel de demiurgo generoso que ve con agrado como sU creación crea y así exponencialmente.  Por tanto esperaré pacientemente, mientras bebo té - ja -, a que los problemas con mi demiurgo fluyan y se sequen. Así que venga el próximo chantaje.

No hay comentarios.: