martes, marzo 08, 2005

La marca de cinco yemas.

Su macabro sonido se esparce por toda la oficina. Una vez y otra más retumba cuan terrible maldición repiqueteo en el oido. Su mano temblorosa y sudada no decide si tomar dicho instrumento de tortura. Con sus grandas y traumadas órbitas oculares decide establecer contacto con la tenu pantallita digital. IF TRANSF 105, alcanza a leer, cada cabello que cuelga de su cabeza ténsase. De pronto un nodo se apodera de su garganta. Un sinfin de animales pastan es su estómago y temerosos de un poderoso felino empiezan uno a uno la terrible estampida. La huida, él lo sabe, pero sus piernas no responden su palma duerme placidamente sobre el auricular y en un arrebato amoroso sus dedos se enroscan y el auricular en pleno vuelo emite su terrible sonido. Notas atonas que recorren su cerebro. Incitan a sus neuronas, el carmín fluye por su nariz, los dedos manchados y el color excitando sus pupilas son la terrible prueba. Un último grito rompe el nudo causando un delicioso dolor se arquea y piensa en lo grato que fue su existencia. Sus recuerdos remontan a su madre, su padre. De pronto su estomago se tambalea, su hermana, sus sueños ahora desechos inexistentes. Todo es silencio salvo un ligero ruido, un tono que se repite rítmicamente cada 5 segundos. El sonido proviene de unos orificios acomodados pentagonalmente. Representan al 5 inscrito en una Circunferencia negra, aunque en realidad descansan en el fondo de una cuenca esférica. Las falanges del Demiurgo llámenle y el chantage paterno su castigo.

No hay comentarios.: