sábado, marzo 12, 2005

Al finito y menos acá...

Viernes... después de las 10 preguntas de Morales, no más, no menos... Viajé con Horacio, Abigail y El Sr. vampiro, Manuel, rumbo a la casa del Sr. Lic. Cheque para festejar como se debe tan macabro acontecimiento, ser nombrado licenciado en matemáticas aplicadas. Durante el tramo llegamos los tripulantes a la conclusión de que debemos "partirnosla" en Mario Kart y de que el hermano de Horacio tiene música muy, muy exótica. Imaginad música de rock pesado con clavecín, me la mató. Hubo cerveza en exceso, buen punto para el cheque... Lo más exótico aparte del examen del cheque fue enterarme que algunos amigos y amigas, y no emulo a Fox, ya viven, cuan felices tortolillas, en pareja y solos. Un gran paso para la madurez y para el matrimonio - ja, sé que van a leer esto :) -. En general me dió alegría ver a varios matemáticos que tenía tiempo de no ver in vivo. Fue exótico ver matemático(a)s con pelo corto, rasurados, de traje, a la moda Condesa, con ojos del augurio cuan collares, con sueño, con novia... No recuerdo que tanto platiqué, lo que si recuerdo es haber llegado a mi casa a las 3 de la mañana acompañado del escritor de i outlier. Unas horas después me encontraba inmerso en el trafico y apresurado para llegar al cumple de Monse. La comida y el candor de familia fue algo memorable, sobre todo la parte de los brindis familiares. Algo que nunca, en mi corta o larga existencia había vivido... Monse, realmente no estás sola. Posteriormente partí rumbo a otro cumpleaños, por eso de las 22 horas, y el festajado nada menos que D. le Beer. El cambio fue radical, del candor de hogar al papa's bill o pepe's bill, no recuerdo, todo fresón... Buenos ponchis, buena pupila, no lo niego, sobre todo esas musas que inspiradas servían tequila. Lo malo, bueno en realidad me abstengo. Después a la una de la mañana partía junto con Margaret y un Angel guardián rumbo, eso de tener coche es cheve, al cine a terminar de festejar el cumple de Monse... unas horas después rumbo a Iztapalapa a devolverle a Dios su condenado Angel guardián.... Lo patético fue la lejanía... no puedo creer lo lejos que queda Iztapalapa de la colonia Roma. Aproveché para tomar unas tortas por Rojo Gómez y como a las 4 de la mañana dormime unos 10 segundos sobre periferico a 100 km por hora... que susto... así que tomé medidas preventivas. Si mandé a bombardear Irak. Claro, perdón abrí ventanas puse música a todo volumen y me salí del periferico. Para unas horas después sufrir los estragos de las tortas de Iztapalacra.

No hay comentarios.: