miércoles, diciembre 29, 2004

El fantasma en el caparazón...

Que sé yo, mi cerebro está confundido, no soporto mi existencia,
el 24 de un año divisible entre cuatro 6 después de otro dividisible entre cuatro
y la inocencia me llama, me atosiga, me corrompe confundiendo mi existencia
con la ilusión, así como me la confundió en ese momento... No entiendo por que
un comic o tira de dibujos oculte tanta sabiduría, no entiendo por que juegan
con las imagenes, los sonidos, el tiempo... Sólo puedo intuir la confusión
de mi existencia.

p.d. 29/12/2004... Que fregaos fumé cuando escribí esto.

No hay comentarios.: