domingo, noviembre 21, 2004

Querubines de opacas alas

Mi lectura de ciertos libros vampíricos me han hecho alucinar de lleno. Seguramente, para algunos, los libros escritos por Ann Rice han de ser una completa porquería, mas vale un comino y voto al diablo por que sea así. Quien dice que estar a la moda, en el centro del mundo con terribles poderes no puede ser divertido... Compré, en oferta al 50 en slimcofes, Pandora y Armand el vampiro. Del primero sólo puedo concluir lo siguiente: ¿Por qué demonios Occidente, nosotros ergo, se volvió al Cristianismo? El ser pagano respetuoso de otras creencias y, sobre todo, evitar sentirnos parte de la religión verdadera es toda una vivencia, lástima que haya tantos fanáticos. Me sorprende que unas monjas o novicias no tengan el mínimo respeto por los árboles. De acuerdo no he narrado el contexto. Mi tía abuela vendió su casa a unas "monjas" y como parte del trato de compra-venta las monjas acordaron dejarla vivir hasta que muriese en la planta superior de la casa, de hecho antes de la compraventa la planta baja nadie la ocupaba. La ex-casa de mi tía es una casa amplia rodeada de jardines y muchos árboles... No obstante no tiene ni un año que las monjas empezaron a ocupar la planta baja, justa razón, pero sin el más mínimo respeto por los árboles, claro como no son almas a salvar, han hecho uso del hacha y acabado con la vida de 10 pinos que por lo menos tenían un siglo de existencia. Y por que lo han hecho, no lo sé, lo que sí sé es que aplanaron y en donde hubo jardines y empedrado, ahora hay una plancha de cemento, tendederos y pilas de agua, tipo vecindad, alabado sea Cristo y su purísima sangre, pues de ellas será el reino de los cielos... Siguiendo ese razonamiento me causa escozor saber que hay más seres humanos que son honradamente fanáticos en el sentido de promulgarse como los elegidos, pero si no tienen respeto por seres vivos como los árboles, quienes tienen alma o una energía soplada por el creador a quien imputamos un porqué, pues tememos por la no existencia del porqué. Retomo, si no tienen respeto por un árbol, mucho menos por otro tipo de vida, humana pudiese ser.

Pandora es un libro delicioso en el sentido de las descripciones que hace el personaje de la época Imperial Romana, cruda y real, creo yo. Armand el vampiro, pues os comentaré más cuando termine de leerlo.

4 comentarios:

Pepe González dijo...

No he leído Pandora, pero más o menos en el mismo tenor te puedo recomendar un extraordinario libro de E.T.A. Hoffmann que lleva por título el muy sugerente de "Los elíxires del Diablo". Échale un ojo.
---
Sobre lo de las monjas y su afán de destrucción. Supongo que han de entretenerse en algo, ¿no? Y estando encerradas la mayor parte del tiempo, creen que "construyendo" hacen bien sin mirar a quién. Claro que de lo que ellas piensen a lo que realmente hagan hay mucha distancia, jaja!

Rafael Peñaloza dijo...

Hay que ver realmente qué son las monjas (y esto es verdaderamente sin el afán de ofender a nadie)
No sé cómo funcione en el resto del mundo, pero en México, una monja es una persona que carece de educación y que, en el mejor de los casos, piensa una o dos veces al día.
La vida religiosa, en ese sentido, es muchas veces como la vida militar: debes hacer lo que se te manda, no pensar si está bien o mal, y mucho menos dudar de la completa sabiduría de quien lo manda.
Tengo que aceptar que no soy la mejor persona para hablar de monjas, o cualquier miembro de la jerarquía católica, dado que jamás tuve una "educación espiritual", pero tomé clases de catecismo para hacer mi primera comunión, y me topé con un problema que aún no he resuelto (de hecho son dos que se fusionan en uno)
1. Supongamos que yo me parara en medio de un grupo de personas y dijera "yo soy el camino, soy la luz, nadie llega a los brazos del Señor si no es por mí" (no es una cita textual, no recuerdo las palabras exactas). Bueno, si yo hiciera eso, yo sería un "soberbio", estaría cayendo en uno de los siete pecados capitales, y mi alma estaría condenada al infierno. Pero según el nuevo testamento, Jesús dijo eso. Fue Jesús soberbio? La respuesta que recibo siempre es: "no, porque Jesús no era sólo hombre, era Dios que se hizo hombre, y como Dios no estaba siendo soberbio". Pero eso me lleva al segundo punto.
2. Estando en la cruz, Jesús dice "padre, por qué me haz abandonado?" En este momento, Jesús está DUDANDO de Dios, pero él es Dios! (o al menos así me contestaron la primera cuestión). Entonces, qué sucede?

Bueno, una digresión un poco larga, pero ahí se las dejo.

Saffog Tochtli dijo...

Me siento "conmocionado" (no recuerdo bien la ortografía) por v. respuestas y por el hecho de la lectura de mi "blog". Ergo leeré el libro recomendado os agradezco. Creo que la religión englova muchas cuestiones que implican una fé ciega. El cristianismo en particular exige una terrible fe, pues cualquier intento de razocinio conlleva al fracaso. Creo que es parte del día que brilla sobre el cerebro humano y la noche que oscurece su corazón. Personalmente debo confesaros que me niego a morir como escualido y torpe gregario. Tengo un terrible deseo de hacer algo por y en mi existencia y en la existencia de quienes comparten mis ideas.... Una especie de sociedad secreta tal vez.

Rafael Peñaloza dijo...

Respecto al libro, perdonen mi absurda necesidad por corregir a todos, pero una correcta traducción del título sería "Los elíxires del infierno"