domingo, noviembre 28, 2004

Mis pies ya no están donde estaban...

Volteo al suelo y mis pies no encuentran apoyo alguno... antes una lozana y vieja tierra brindaban el soporte ahora una el vacío... Me siento triste y temo confesar, mas lo haré:

Quien fuese y es mi progenitor, ahora muestra una cara que no reconozco, antes jovialidad y entereza expresaba con canos cabellos y cara sonriente. Al día de hoy muecas de viejo amargado y expresión de odio. La persona que desvivió por mí 25 años en el presente me auguria la muerte por 52 años. Creo en lo cambiente del ser humano, pero duele cuando es quien te ha creado y el cambio se muestra tan repugnante. Repugnancia que no reconozco, me niego a aceptar, pues temo por... lo que fui y ahora no soy, mis recuerdos cáducos de algo que convalece y muere. Me rodean recuerdos putrefactos, hojas otoñales de árboles derribados, hojas que estan presentes y nunca verán sus iguales verdes. Un baldío invierno sin tiempo. Sean todos conscientes de la muerte del demiurgo y de su obra. Ahora un foco que se cree sol y un imbécil en el vacío.

No hay comentarios.: